mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

martes, 22 de agosto de 2017

luces negras

la luz se va,
se golpeó con las paredes
en plena adolescencia
perdió su virginidad
se pringó de inocencia.
la oscuridad borró su color
la bruma manchó sus puertas.
yo estaba
allí
encerrada
con ella.

el miedo calentaba
sufrí de pereza.
el brillo
dejó que sus hijos encendidos
perecieran.
nada de lo que escribí vale esta herida
este sufrimiento de agua
esta cadena perpetua.

no hay sangre
pero las manos tiemblan.
nada de lo que diga
aquí
resucita las horas inertes,
el pasado es piedra.

hay un sol cargado de deshechos
de estiércol
de restos.
y un lago hundido donde mi debilidad flota.
es absurdo lo que no tiene sentido ni remedio.
después de tanto tiempo
sé que el pinchazo se irá
pero no el agujero.

este error
me caduca
me desprende del vientre sereno
pisa los tejidos arrugados
los tiñe de acero.
me recuerda que hay decisiones
tomadas por mí
que me devoran por dentro
y en silencio.

no hay alegría ganada ni perenne.
tal vez
todo es como ese amor que es mejor no tenerlo,
sólo imaginarlo
soñarlo
pensarlo como lo que puede ser
y no está siendo.
no creo,
pero junto las manos
y lo intento,
en un acto involuntario y reflejo
quizás
rezo.
yo misma puse estas luces negras sobre el espejo
y no puedo retroceder,
las blancas,
se están yendo
.

domingo, 20 de agosto de 2017

brujerías

esta inseguridad tan segura de sí misma
y esta presión oprimida.
esta tristeza que se alegra de verme.
este gozo amargo y suicida.

la duda de ser allí o aquí.
la torre de silencio que fusila.
el error que acecha desde la lámpara
apuntando la flecha
a tus costillas.
esta incierta certeza de saber que te pierdes la vida.

este corazón de plomo que no respira.
este frágil latido en la sien que marca
puntual
las horas del día.
y esta soledad voluntaria que al final
siempre quiso y quiere
compañía.

este cielo blanco vestido de baile que no me coge la mano
ni me suspira.
estas nubes duras en mi cuello
estas esquinas de piedra que pinchan la herida.
han pasado los años
los momentos
han pasado mil trenes
y
sigo siendo la misma.

este gorrión que muere de pena en mi hombro.
esta mariposa azul que siempre está dormida.
esta loba hambrienta que no sabe
buscar comida.
esta estrella de mar sin abrazos que se quedó tendida
que se apaga lenta
en la orilla.

la muda oscilación que decide por mí.
los hilos que manejan mi razón deshojada y rítmica.
estas tardes que recortan luces en el suelo
que cantan bulerías
que quieren que el alma deambule desnuda por la cocina.
esta tensa sensación de perder lo que amas
de no escuchar las voces
de sentir que te mueves por los cristales rotos de la vajilla.

ésta y no aquella.
la misma de siempre.
la niña empapada bajo el diluvio que no cuentan las biblias.
la mujer que baja y sube
que quita del agua las colillas
la que pierde
la que vomita las flores que ya están podridas.
la anciana que conoce los juegos del amor
las trampas del dolor
la brujería.


jueves, 10 de agosto de 2017

lejana

esta soledad que una mano no acompaña
teniendo la tuya
tan cerca
amigo.

miro
la fosa llena de esperas
preñada de un encuentro que no conocerá pecho al que acercarse.
apagada la lumbre,
al menos
nos quedarán las brasas calientes donde quemar la mente.

y eso ocurrirá pronto
y ocurrirá para siempre
condenando a muerte
este silencio
que nunca abrió la puerta al enemigo.

si llega el primer paso
y te decides,
será tarde.
mi cama al otro lado
mi tronco al otro lado
mi fuego al otro lado no emitirá señales.

y habrás de perderte
en el olvido
amigo.
tú y ese corazón que persigo.
serás juzgado
por huir del sol con hambre,
por no entregar las cartas al destino,
por creer en el orden
en el tiempo
en lo podrido y divino.

niño de voz de azúcar
hombre eterno
anciano en mis versos.
tu estómago vacío
reclamará mi persona
será tarde,
estaré lejos.
mi tacto al otro lado
mi llave al otro lado
mi sal al otro lado no alcanzará tu techo.

y eso ocurrirá pronto
y ocurrirá para siempre.
llorarás mi lejana presencia mientras sumas tus cuentas perfectas.
yo
puede que llore tu cercana ausencia
sintiéndome
lejana
y deshecha.
sintiendo sucio el planeta.

y eso será
cuando vuelvas.
ya ves,
yo
sin poder apartar esta náusea con una mano conocida
teniendo la tuya
tan cerca.