mejorlavidasimple

mejorlavidasimple

sábado, 26 de mayo de 2012

Las curvas del banco

El banco con sus curvas no se adapta a las mías,
pero logro una postura que la madera acepta.
Me pongo cómoda, respiro y suavizo la escena.
En este calor, nubes de preocupaciones y sueños, se juntan
allá donde dicen van las buenas gentes,
a ese cielo eterno que no sabe definirse.
Prefiero la práctica imperfecta del presente,
aunque venga calada hasta el verbo de suspiros,
pendiente de tu llegada y tendida entre la ropa.
Voy con el tono de quien me pasa por delante,
agarrada a sus miradas,
sobre todo a las que se lanzan lejos,
a esas que no ven en particular nada.
Hay un presente en guerra en este mismo mundo,
y siento la necesidad de reconciliar
esta calma aparente con las batallas abiertas.
Enciendo la luz del pecho y mantengo la postura.
El día trae olas largas,
dejan la playa lisa y la arena perfecta.
Existo en el papel mientras cantas.
En noviembre, otras curvas vestirán el banco,
espero entonces, burlar el invierno
en busca de una postura que la butaca acepte,
acomodando mi pupila al reflejo
del escenario madrileño que habites.

jueves, 10 de mayo de 2012

Todo

Todo. La pequeña escarcha que cubre la piel
cuando amanezco vestida y peinada de deseos.
La sonrisa inmaterial de la tierra cálida
que abriga un corazón de primavera en septiembre.
Todo. La cuesta de la calle en la que quedan
mis pasos sobre los tuyos, de camino a bares de recuerdos.
La mirada frágil, difícil de sostener, verde y silenciosa,
en un mar de abrazos inmersa.
Todo. Tu nombre de seis letras frente a las cinco del mío,
y el puente que acerca estrellas dispersas.
Trovador y pasajero del verso que habito,
duende y destino del mapa que recorro.
Todo. La sensación que se hunde durante la noche en blanco,
en la magia de una voz que reconoces.
La espalda que sostiene mi mundo ebrio de sueños,
el desorden horario del cambio de universo.
Todo. La palabra que riego y despierta,
la alegría que encuentro en tus ojos abiertos.